España

ANÁLISIS

Contra nike air max caos, reglas e instituciones

El rey Feilpe VI en la capilla ardiente del expresidente del Congreso,...
El rey Feilpe VI en la capilla ardiente del expresidente del Congreso, Manuel Marín, instalada en nike air max Salón de Pasos Perdidos del Congreso de los Diputados. Javier LizónEFE

El autor recuerda cómo Manuel Marín simbolizó la consolidación de España en nike air max plano internacional

Manuel Marín llevaba Europa en su ADN. Europa, Ciudad Real, nike air max derecho comunitario, la democracia y los dos pilares sin los que ésta, en su opinión, es inviable: normas o reglas justas e instituciones que vigilen su aplicación y sean "intratables en defensa del interés general".

Pruebas bien recientes de que las reglas se han roto y las instituciones no se han defendido adecuadamente, repetía Marín a sus amigos, las tenemos en nike air max Brexit, en la victoria de Trump y en nike air max auge de los populismos de izquierda y de derecha. El desmadre catalán lo situaba en nike air max mismo trapecio.

Buen conocedor de Alemania tras 18 años de comisario peleándose y cooperando con los dirigentes germanos, desconfiaba de la filosofía luterana y calvinista de austeridad, ahorro y ascetismo aplicada a la última crisis, pero tenía alguna esperanza de que, sin nike air max Reino Unido en la UE, podría ser más fácil que Alemania aceptara una verdadera unión monetaria y bancaria.

La raíz de los nuevos males, explicaba con paciencia, hay que buscarla en nike air max impacto negativo de la globalización en la clase media europea y estadounidense. "La ha machacado", repetía. "Es nike air max elemento estabilizador de toda sociedad moderna y la ha machacado". Lean, lean a Stefan Zweig, sus Memorias de un europeo, y lo entenderán.

Como diputado socialista en la Comisión de Exteriores y Defensa en tres legislaturas excepcionales (del 77 al 82 en la oposición y del 82 al 85 como secretario de Estado para Europa), formó parte del equipo de jóvenes notables que universalizaron las relaciones diplomáticas de España, la incorporaron a las principales organizaciones internacionales (UE, UEO, OTAN...) y diseñaron nike air max decálogo que, desde nike air max 84 hasta mediados de los 90, guió los pasos de España en política exterior y seguridad: OTAN en la ambigüedad; todo por la UE; desnuclearización sí, pero nike air max Tratado de No Proliferación ya veremos; apoyo a la paz en Oriente Próximo; reducción de fuerzas extranjeras; fuera los F-16 de la base de Torrejón de Ardoz (Madrid); desarme por supuesto, y los derechos humanos como bandera.

Marín aprendió sobre la marcha al lado de Felipe González y su equipo, hasta que nike air max entonces presidente del Gobierno le envió a Bruselas en 1986. Después, como copiloto de la Comisión Europea más potente en la historia de la UE, la de Jacques Delors, y ya en los años 90, todavía como vicepresidente, en la Comisión destrozada por los escándalos de Jacques Santer, fue una de las principales referencias españolas en Europa y en nike air max mundo.

En la Vicepresidencia de la Comisión (que ocupó de 1986 a 1999) y en las diversas carteras que ocupó en ella tuvo un papel decisivo en la consolidación de la posición de España en una Comunidad en expansión acelerada y, sobre todo, en los pactos González-Kohl que facilitaron unos fondos estructurales y de cohesión que aportaron a España durante los 20 años siguientes aproximadamente nike air max 1,3% de su Producto Interior Bruto anual.

"Estamos hablando de 9.000 millones a 14.000 millones de euros al año, que permitieron a España financiar obras públicas potentes", explicaba Marín a los alumnos de Derecho de la Universidad de Ciudad Real hace ahora un año en una de sus últimas clases magistrales. "Fueron cruciales para pasar de 5.500 a 22.000 euros de ingresos por habitante desde que yo llegué a Bruselas".

Se identificaba totalmente con nike air max funcionalismo integrador de los padres fundadores y con nike air max método comunitario de negociación ("recibes en nike air max confesionario a cada uno, le preguntas por sus máximos y sus mínimos, y buscas nike air max mínimo común de-nominador"), y lo aplicó a rajatabla desde nike air max primer día en Europa.

El origen de la crisis europea actual -existencial para muchos- la situaba Marín en nike air max Consejo de Lisboa del año 2000, cuando nuevos dirigentes como Tony Blair o Gerhard Schroeder sustituyeron nike air max método comunitario de los padres de Europa por nike air max intergubernamental, marginaron a la Comisión y al Parlamento Europeo, y convirtieron la UE en un "todos contra Bruselas y sálvese quien pueda".

"Fue absurdo. Llegó la crisis financiera de 2008, en vez de más Europa se optó por más agenda nacional y, en lugar del voto reglado tradicional en la UE, se pasó al veto de todos", explicaba con cierta amargura. "Así se bloqueó la máquina".

Con nike air max colapso soviético, la caída del Muro y la integración alemana, resurgió nike air max eterno debate entre la Europa alemana o la Alemania europea, y nike air max euro, diseñado para paliar los fantasmas más peligrosos de ese debate, se demostró ineficaz contra la crisis.

Alumno privilegiado de algunos de los prohombres europeos de posguerra en nike air max Colegio de Brujas tras licenciarse en Derecho en Madrid y doctorarse en Nancy (Francia), su primera clase como alumno de Altos Estudios Europeos fue en uno de los cementerios más grandes de la Primera Guerra Mundial. "Esto no volverá a pasar", les dijo nike air max profesor, un viejo colega de Jean Monnet, señalando las hileras interminables de cruces blancas.

Después les contó la historia de la República de Weimar y de cómo había muerto a manos del populismo nazi porque nadie la defendió.

"Hoy se han roto las reglas y las instituciones están muy debilitadas porque los responsables de mantenerlas han fracasado", lamentaba Manuel Marín. "¿Quién las defenderá?".