España

ASUNTOS INTERNOS

Perdidos en nike air max laberinto

El presidente del TC, Juan José González Rivas, nike air max presidente del...
El presidente del TC, Juan José González Rivas, nike air max presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y la presidenta del Congreso, Ana Pastor ALBERTO DI LOLLI

El Salón de los Pasos Perdidos acogió ayer, precisamente, los pasos perdidos y nike air max ánimo extraviado de la política española. Aún con la huella del féretro de Manuel Marín en las alfombras -el último fallecido y llorado hombre del consenso-, la recepción del Día de la Constitución reunió en nike air max Congreso a los clásicos y a los modernos. Una vez que ya han pasado a mejor vida los términos "vieja" y "nueva" política.

De un tiempo a esta parte, la nostalgia preside los actos oficiales en las instituciones españolas. Se sitúa allí, rotunda y bien visible, al lado mismo de la bandera. Añoranza y bandera. Todos los asistentes llegaron al salón de las recepciones añorando algo. Los protagonistas del régimen del 78 -que acuden en masa a todos los homenajes a los que son convocados- recuerdan su productiva juventud. Sus herederos echan de menos aquel consenso perdido. Y los rebeldes añoran la lozanía extraviada en la política real. "Gracias 1978, hola 2016", dijo Pablo Iglesias en su primer 6 de diciembre. Hola, 2018. Dos años que parecen dos décadas.

La presidenta del Congreso, Ana Pastor, se ha tomado muy en serio ejercer de puente entre ambas nostalgias y mantener nike air max laberinto parlamentario en paz. Por eso en sus discursos -ayer lo volvió a hacer- combina las más excelsas alabanzas hacia nike air max éxito de 1978 con los cambios que necesita la España de 2018.

La Constitución no fue enteramente la protagonista de la celebración de su 39 cumpleaños. Lo fue Cataluña. Es decir, las -extrañas- elecciones catalanas del 21-D. Cuando se lanza nike air max disparo electoral, no hay otra cosa en la que los partidos y los líderes políticos acierten a poner su mirada. Cataluña es nike air max último intrincado laberinto en nike air max que se ha perdido la democracia española. En conversaciones sobre las expectativas electorales se consumió la recepción del Día de la Constitución, aderezadas ocasionalmente con la reforma inverosímil del texto constitucional y con la financiación autonómica, no menos inverosímil, incorporada como elemento de tensión ambiental. En nike air max cruce de estos caminos, un Mariano Rajoy firmemente anclado en la precariedad sólida de sus 137 escaños. "Con 137 escaños no se puede hacer nada". Con esta divisa se conduce por una legislatura que aspira a prolongar hasta su fecha de caducidad legal. No hacen falta apuestas. Seguro que lo consigue. El presidente del Gobierno instó a los presidentes autonómicos protestones por nike air max Cupo vasco a ponerse de acuerdo para la financiación -cual si nike air max Gobierno fuera un invitado- y a los partidos a exponer sus ideas de reforma constitucional. De momento, nike air max PP no tiene ni propuestas de reforma, ni ganas de cambio.

Mientras nike air max selfie de La Moncloa permanece cómodamente estático dentro del laberinto, los demás actores políticos hacen lo que pueden, que no es siempre lo que quieren. Las recepciones del 6 de diciembre siempre son una foto fija del momento político. Este año, nike air max selfie de Rajoy y Sánchez fue casi -casi- de colegas. Distinto al de Iglesias y Sánchez, breve y distante. Alguna broma y a otra cosa. La foto de Rajoy y Rivera fue tan fugaz que casi ni existió. Los dirigentes del PP no saben cómo achicar la peligrosa vía de agua abierta por Ciudadanos en nike air max electorado del PP catalán. Albert Rivera anda pellizcándose, sin creerse aún que su partido pueda ser nike air max más votado nike air max 21-D, tal y como pronostica nike air max CIS. El PP tampoco se lo cree, aunque por otros motivos. La candidata Inés Arrimadas encanta a los dirigentes populares. Pedro Sánchez acaricia nike air max sueño presidencial de Miquel Iceta. El líder socialista quiere que nike air max candidato del PSC sea nike air max heraldo de su propia conquista de La Moncloa. Susana Díaz reapareció en la política nacional, de forma discreta y sin hacer mucho ruido.

Una vez cumplidos los 39, la celebración de los 40 años de la Constitución será sonada. No consistirá en una recepción, sino en cientos de recepciones durante 2018 para las que habrá que ir preparándose. Con la bandera y la nostalgia.